El coaching puede ser el salvavidas de tu autoestima, si esta depende de un insignificante número.

Si los que estáis leyendo, ahora mismo, estas líneas usáis o habéis usado Instagram seguramente conoceréis bien de lo que hablo. Todos conocemos a alguien obsesionado con los likes, que se siente mejor cuantos más tiene y qué pena nos da. A partir de ahora, si veis a alguien así, recomendadle el coaching y así, conseguirá despegar su autoestima de las redes sociales.

Las redes sociales han copado demasiado espacio en nuestras vidas y se han introducido tanto, en nosotros, que hasta nos causan adicción.

Nos sacamos mil fotos…

hasta que, en una, consigamos tapar y ocultar aquello que tanto nos acompleja. Subimos las fotos el domingo por la noche, que es cuando más likes recibes, ponemos hashtags para llegar a más gente, seguimos gente que no conocemos para que ellos también nos sigan, dejamos de seguir gente para que la gente vea que tenemos más seguidores que seguidos…

Qué triste es todo eso. Qué triste es movernos por apariencias y que de un número en una pantalla dependa nuestra felicidad o nuestro ánimo.

Debemos despegarnos de las redes sociales y verlo con perspectiva para darnos cuenta de que nuestra vida no puede girar en torno a ellas, sino que debe ser un complemento en nuestra vida. 

Seamos felices con personas, con nuestro trabajo, nuestros hobbies, nuestros sueños, nuestras ambiciones.

Cada uno decide cómo quiere vivir y es libre de hacerlo obsesionado por los likes.

En cambio, nosotros, aquellos que hemos entrado en contacto con el coaching, no queremos vivir así ni un minuto más. 

Hemos aprendido que el número de likes no significa nada en nuestra vida, que las fotos naturales nos definen mejor y que la imagen más bonita de nosotros mismos es la real.

Ojalá todo el mundo experimentara lo que es el coaching, porque de esa manera, nuestras redes sociales serían un reflejo más fiel de nosotros, nos valoraríamos más y nos avergonzaríamos menos.

El coaching es aquello que te enseña que tu autoestima es y debe ser solo tuyo, y no depender de un número.

El coaching te ayuda a todo eso, te enseña a salir de tu zona de confort, a escapar de tu comodidad, te lleva a una jungla que la gente normal llama mundo y nos suelta para que aprendamos a desenvolvernos.

Seguramente el coaching no te quitará Instagram, ni las redes sociales, pero hará que no midas tu autoestima en likes.


Escrito por: Jorge González Bustillo

Estudiante de Periodismo de la Universidad Europea del Atlántico



Contacta por WhatsApp