APRENDIZAJE

El aprendizaje es un proceso que está muy relacionado con la confianza, la capacidad de observación y de escucha y la capacidad de soltar, de desaprender.

Si estamos de acuerdo con esto, podemos llegar a la conclusión de que el aprendizaje no puede limitarse a una actividad teórica, hay que ejercitarse para adquirirlo y lo desarrolla la persona dentro de sus competencias personales.

Cuando una persona aprende, está incorporando habilidades concretas para el logro de unos objetivos, que antes estaban fuera de su alcance.

Se basa en la acción y se mide por su efectividad. Tal y como afirma Rafael Echeverría: “La posibilidad del aprendizaje nos permite realizar acciones que no podíamos realizar en el pasado”.

La posibilidad del aprendizaje nos permite realizar acciones que no podíamos realizar en el pasado

Rafael Echeverría

Una vez entendido en qué consiste el aprendizaje, desde la ESCUELA DE COACHING INTEGRAL, nos planteamos unos DESAFÍOS DEL APRENDIZAJE que ofrecemos a nuestro alumnado, para animarles y empoderarlos hacia su superación en el camino de la consecución de su objetivo, al llegar a la escuela: Convertirse en COACH INTEGRAL.

Para enumerar estos desafíos, nos hemos basado en los “Enemigos del aprendizaje” de Julio Olalla.

DESAFÍOS DEL APRENDIZAJE

  • Ser capaz de reconocer nuestro desconocimiento de algo. Nos cuesta reconocer “no saber”, porque creemos que deberíamos saber.

Es una práctica que impide nuestro aprendizaje porque confundimos el saber con tener respuestas.

La escuela tradicional, con sus pruebas de evaluación, nos penaliza el no conocer la respuesta, de este modo adquirimos la creencia de que “no sé” es algo negativo, cuando la realidad nos dice que es el primer paso hacia un aprendizaje profundo.

Supera tu ego, tu arrogancia, está entorpeciendo tu emoción. Despréndete del miedo a reconocer que no lo sabes todo.

  • Tomar conciencia de que “no sé”. La ceguera cognitiva es otra práctica que impide el aprendizaje: si no sé, que no sé, ¿cómo voy a prender? Cuida tu ego, sabes que no lo sabes todo.
  • Reconocer la capacidad de aprender de mi persona. Como persona, estás programada para aprender, pero tu proceso de aprendizaje puede ser diferente al de otros. Hazte responsable de tu aprendizaje, encuentra tu proceso y aprende para lograr tu objetivo.
  • Darle tiempo al tiempo, tener paciencia, el aprendizaje es un proceso en el que es necesario encontrarnos confusos, acepta esta parte del proceso de aprendizaje.Permítete darle tiempo al aprendizaje.
  • Prioriza tu aprendizaje, cuida tu persona en tu proceso de crecimiento personal.
  • Respeta el juego, el aprendizaje es puro juego. El juego es considerado, pedagógicamente, como medio y fin en sí mismo del desarrollo humano.

En el juego interviene tu cuerpo; un aprendizaje 100% racional, intelectual, no es un aprendizaje vital, es un mero almacenamiento de datos.

En el juego interviene la emoción, ayuda a liberar tensiones emocionales.

Se está jugando cuando produce placer al sujeto que realiza la actividad y le interesa más la acción que el resultado. La meta de acción es el propio juego y nos permite realizar cualquier actividad quitándole la carga de convertirse en un trabajo.

El juego es la vía mediante la que se adquieren los aprendizajes más significativos. Pregúntale a tu niño si perdió el tiempo jugando.

  • Da autoridad a otra persona para que te enseñe, y confía en ella. No te está evaluando, te está acompañando en tu proceso de aprendizaje.

“Toda persona que conozco es superior a mí en algún sentido; en ese sentido, aprendo de ella”

Ralph Emerson

Permite que te enseñen, olvida tus prejuicios “El prejuicio es hijo de la ignorancia” dijo William Hazlitt. Hagamos entre todos, pues, que la ignorancia sea cada vez menor y el conocimiento, sobre las personas que nos rodean, cada vez mayor. (César Bona lo cita en su libro “La emoción de aprender”)

  • Ser capaz de superar el miedo a desaprender


«Tus creencias no están hechas de realidades. Es tu realidad la que está hecha de creencias«.

Richard Bandler

Permítete desaprender para adquirir nuevos aprendizajes. El “Yo ya lo sabía” evita abrirnos a aprender algo nuevo del otro. Pierdes presencia y pierdes conocer la realidad desde la experiencia del otro.

  • Evito confundir aprendizaje con información. Más información no es mayor aprendizaje.
  • Muestro con confianza y orgullo lo que no sé.Siéntete orgulloso de no saber y querer aprender. Pide ayuda cuando no logres avanzar, cada proceso de aprendizaje necesita sus propios apoyos.
  • Me doy permiso para aprender, olvido mis juicios.Juzgar te cierra a lo nuevo, a lo diferente, a ver la cosas desde otra perspectiva.
  • Consigo mantenerme motivado hacia mis nuevos aprendizajesy si encuentro obstáculos, pido ayuda a mi facilitador para solventarlos.

“El saber más profundo e intenso es la sabiduría, que es saber vivir, saber que no existe toda explicación, que, simplemente, se vive.”

Julio Olalla
Haz click en el botón de enviar y ponte en contacto con una experta.
Powered by